Pabellón d'accueil de la Seigneurie des Aulnaies

Pabellón d'accueil de la Seigneurie des Aulnaies

La naturaleza, la arquitectura y el patrimonio en armonía: Pabellón del paisaje, de Saint-Roch-des-Aulnaies
Obra
Pavillon d'accueil de la Seigneurie des Aulnaies
Arquitectura
Anne Carrier architecture (AC/a)
Diseño
Anne Carrier, arquitecto principal, Robert Boily B.arch./Bs.sc.a., Patricia Pronovost, arquitecto
Constructora
Construction Citadelle inc.
Cliente
Corporación turística de la Seigneurie des Aulnaies
Ubicación
Saint-Roch-des-Aulnaies (Québec), Canadá
Ingeniería
Estructural y Civil: Douglas Consultants Inc.// Eléctrica: Groupe Conseil Méconair Ltée
Año
2015
Sup. construida
150m2
Fotografía
Stéphane Groleau
Web
annecarrier.com

El proyecto es portal de acceso y control de un área de valor patrimonial y como tal honra la imagen y los elementos que conforman los valores principales constituyentes: la naturaleza, el río y los materiales. Con acierto se distancia formalmente de las edificaciones patrimoniales que honra, posicionándose discretamente en los flujos del acceso, casi desapareciendo en el paisaje y la topografía, pero demarcando y delimitando el acceso. El muro de gaviones, la cubierta verde, la pendiente, todo el conjunto armoniza con el lugar al tiempo que se diferencia del entorno mediante el uso del acero el cristal y la madera. Así, el proyecto es y construye una marca en el paisaje, una huella y cumple con su cometido: ser no siendo, o lo que es lo mismo, no ser siendo. Esto que parece un acertijo o una máxima zen se percibe en este proyecto que es, simultáneamente contemporáneo y viejo. Esta doble y contradictoria cualidad es escasa. Parece habitar en él la historia del lugar y, al mismo tiempo, la semilla de un presente que se perfila y proyecta a un futuro por conquistar. ¿Voy muy lejos con la imagen? Podemos entender el proyecto en el contexto, en que se sitúa linealmente entre la calle de acceso y la rampa de accesibilidad universal, ocupando un espacio mínimo, casi ajustándose al terreno disponible y a la topografía. El edificio es casi orgánico, no en el sentido de apelar a la sinuosidad geométrica o volumétrica sino, más bien, por esta capacidad de ajustarse, de hacerse lugar y espacio en lo disponible. El edificio no le disputa espacio al terreno, se conforma con lo que encuentra y lo hace con trazos rectos, precisos. En ello destaca la puerta lateral que perfora el muro de gaviones y que accede a la articulación de las partes de la planta. Y, claro, el edificio también es una especie de relato, un guión que se lee en la secuencia de volúmenes que nacen de una gran masa discretamente embebida en el terreno. Una masa pétrea, de gaviones, que se cubre con vegetación que parece local, y que alberga parte del programa de recintos: los servicios. A medida que el cuerpo emerge, y se acerca hacia las construcciones del sitio, a medida que el terreno desciende, el edificio se aligera y transparenta: acero y cristal lo sustentan y delimitan el espacio de recepción. En la contracara del muro de gaviones aparece un dinámico revestimiento de madera vertical diagonal. La secuencia termina en la gran terraza, una estructura esbelta de acero, una cubierta que se eleva esta vez no vegetal, que toma aire y luz. Es el portal, el punto de referencia y encuentro; también es la fachada hacia el interior, la fachada que se aprecia al salir, la que nos lleva de vuelta al mundo en que vivimos. Hacia ella convergen los senderos que flanquean el edificio. La madera es un recurso cuya presencia en los cielos es tan necesaria como evidente. Toda la estructura del edificio está concebida a partir de columnas y vigas de acero, incluyendo el portal con sus dos grandes columnas tubulares que reciben dos vigas maestras IPE que estructuran la cubierta con una viga central que parece una ironía: no tiene apoyos. Tiene sentido, agudiza la percepción de lo ligero.

F. Pfenniger

El concepto para la ubicación y construcción del nuevo centro de visitantes de Seigneurie-des-Aulnaies, un patrimonio cultural de Quebec, se basa en los elementos característicos del paisaje circundante: el río, puentes, bosques y edificios de piedra. Los arquitectos optaron por un enfoque Land Art, centrándose en entornos naturales y materiales. El objetivo era hacer que el nuevo edificio fuera lo más discreto posible y mostrar las características paisajísticas y patrimoniales más interesantes del sitio.

El pabellón resultante aprovecha la pendiente del terreno: el edificio se "funde" en él, lo que minimiza su impacto visual en el sitio y permite el acceso universal. La piedra es la fuente de inspiración dominante del proyecto. Se encuentra en el sitio en todas sus formas: como un muro de contención, amontonado en la orilla del río, y tallado para su uso en el exterior del molino. Esta materia prima natural aparece en el nuevo pabellón como un muro de gaviones. Mientras tanto, el techo verde del edificio sugiere un estrato expuesto de la tierra subyacente y enfatiza la idea de la arquitectura enfocada en el paisaje borrando todas las referencias a los edificios. Los espacios interiores están organizados longitudinalmente, siguiendo la línea del techo.

Como la puerta de entrada al sitio histórico Seigneurie, el nuevo pabellón se utiliza para dar la bienvenida a los visitantes y controlar el acceso al sitio, al tiempo que ofrece a los visitantes una visión general de las diferentes maneras de explorar el terreno. El primer volumen, en madera y piedra, se usa para servicios, mientras que el segundo volumen, terminado en vidrio, se abre sobre el paisaje y proporciona un "marco" para observar el molino y sus actividades. La brecha entre los dos volúmenes ofrece una vista del paisaje del lado del río. En el costado de la calle, el muro de gaviones guía a los peatones hacia la entrada, que se caracteriza por una ventana panorámica y un delgado toldo unido al edificio. El toldo proporciona refugio para actividades guiadas o contemplación; también está diseñado para guiar al visitante hacia la pasarela de madera que conduce a la casa solariega.

El proyecto, ejecutado con un presupuesto muy ajustado, refleja un enfoque contemporáneo para integrar una nueva estructura en una ubicación sensible, donde las principales prioridades eran resaltar la arquitectura histórica y el patrimonio paisajístico. Al minimizar el impacto ambiental y visual del pabellón, los arquitectos mostraron un alto grado de sensibilidad al rico entorno natural. Además del desafío de la integración con el entorno, también era necesario abordar la aceptabilidad social del proyecto: un desafío que se logró con éxito gracias a un cliente activamente involucrado, abierto a nuevas ideas y apasionado por la Seigneurie des Aulnaies.

Premios y reconocimientos

  • Finalista "Prix d'excellence en architecture 2015, catégorie Bâtiments institutionnels publics" otorgado por la Orden de los Arquitectos de Quebec
  • Finalista "Prix d'Action patrimoine 2015 dans la catégorie - Proyecto remarquable"
  • Laureado "Prix Nobilis - Catégorie bâtiment commercial (neuf ou rénové), intérieur et extérieur, 2015"

Acerca de la arquitectura de Anne Carrier (AC/a)
Ganadora del prestigioso Premio del Gobernador General de Arquitectura en 2016, la firma de arquitectos Anne Carrier es reconocida por la calidad de su trabajo y su excelente servicio, así como por su capacidad para resolver problemas complejos con un enfoque simple, eficaz y sostenible. La firma ha ganado más de 35 premios y distinciones durante sus 25 años de historia, en reconocimiento de su dominio del diseño de edificios y la tecnología, así como su capacidad para trabajar dentro de los presupuestos y superar las expectativas del cliente.

Desde 1992, la firma ha sido fuertemente comprometida con su misión de contribuir a la mejora de los espacios de vida, centrándose en la creatividad, la calidad y durabilidad de sus creaciones arquitectónicas. Al ofrecer soluciones bien pensadas, sin truco en la armonía y la zona paisajes naturales, culturales y urbanas, la firma busca contribuir al éxito de una arquitectura distinta de Quebec que será una parte integral del patrimonio del mañana.

Las elecciones conceptuales, arquitectónicas, estéticas y técnicas de la empresa convergen en la creación de espacios donde reina la "luz natural y la transparencia". El enfoque se basa en la clara y elegante expresión tectónica y el trabajo de detalles finos. A través de su búsqueda de un equilibrio perfecto entre componentes complejos y resultados elegantes, el equipo crea espacios sensibles y estimulantes con profundidad emocional y resonancia histórica.

Planos: 

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Edificios de equipamiento y servicios
Edificios de equipamiento y servicios, Objetos y mobiliario urbano