República Dominicana, finalista Concurso Alacero 2016

República Dominicana, finalista Concurso Alacero 2016

Obra
Centro cultural SFM
Alumnos
Joanne Nicole Meregildo Rodríguez, Wendy Laura Morel Florentino
Profesores
Loidy Montero, José Antonio Constanzo
Institución
Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña

El último de los proyectos finalistas del 9 Concurso Alacero 2016 que nos toca presentar corresponde a República Dominicana. Ubicado en la ciudad de San Francisco de Macorís, Municipio de unos 300.000 habitantes situada en el Cibao Central (noreste del país). El proyecto hace parte de una propuesta integral de recuperación de un barrio e incluye la reubicación de viviendas, saneamiento del río y creación de un parque ecológico que permita atender un programa diverso de importante impacto social y cultural para la ciudad. El edificio  conforma 3 terrazas sucesivas en reconocimiento de la pendiente del terreno sobre el cual dispone de un edificio único en base a dos volúmenes en forma de medias lunas desfasadas en planta. La cubierta sinuosa que se concibe como una estructura de cerchas curvas unifica el espacio y aliviana el peso del edificio en el entorno, entregando a la comunidad la oportunidad de dar diversos usos simultáneos al recinto y su entorno.

F. Pfenniger


Desarrollar un proyecto de cualquier índole, en cualquier ciudad, requiere de un estudio previo que demuestre la necesidad de su inserción en el mismo. En un mismo tenor, pero partiendo del requerimiento de brindar un servicio u oferta en la ciudad que sea más adecuada para recibirla, en función de sus particulares carencias y del impacto que el mismo podría tener en dicha comunidad, su elección debe corresponderse con los resultados de un análisis que así lo demuestre. El entrecruzamiento de la información recogida, arroja resultados que definen la pertinencia de establecimiento de dicho servicio en una comunidad particular.

 

Es mediante esta línea de razonamiento que se definió la necesidad de establecer un Centro Cultural regional en la Ciudad de San Francisco de Macorís, de La República Dominicana. Efectivamente, esta ciudad cumple con condiciones de estratégica ubicación geográfica, número de habitantes, pujanza económica, nivel de desarrollo y necesidad de preservación de costumbres y cultura, así como avidez de conocimiento, que determinan su elección para dicho Centro, como demuestran las estadísticas y estudios socioeconómico-culturales encontrados. De todas ellas, una de las que más influyó en la decisión fue la de que este Centro ha sido por largo tiempo solicitado por la comunidad y que por su localización estratégica, ha de servir a un amplio entorno geográfico en que se distinguen numerosos enclaves de población que presentan buena comunicación vial con San Francisco de Macorís.

El primer aspecto relevante para implementar un proyecto de esta naturaleza y alcances era el de escoger el lugar en que debiera erigirse. Para ello se hizo un estudio de pertinencia de varios emplazamientos, seleccionando el que cumpliera con diversos requisitos: facilidad de acceso, entorno urbano a mejorar, lugar fuera de riesgo ante eventos catastróficos de la naturaleza, abundante vegetación en su entorno, integrado a referentes naturales o urbanos. Con todo esto cumple el terreno seleccionado, cuya área es de
45,000m2.

El Centro Cultural presenta un área de 9,060.00m2 de huella sobre el terreno, en una edificación a tres desniveles, aprovechando condiciones topográficas. Sus espacios abiertos ocupan 35,940.00m2, distribuidos entre 23,940.00m2 de espacios verdes, 6,500.00m2 de plazas duras y 5,500.00m2 de estacionamientos para 200 vehículos y 75 motocicletas, sin los de la zona de descarga.


Sus espacios acogerán exposiciones de obras de arte, obras de danza, teatro, conciertos de música, acciones plásticas, disertaciones, lecturas de poesía, entre otras; así como acoger á una escuela y talleres de arte y artesanías tradicionales; todo ello sin desmedro de eventos caritativos, comunitarios y sociales.

El reto constructivo es el de cobijar espacios que deben ser de planta libre para que sean lo suficientemente flexibles como para permitir la celebración y montaje de exposiciones de diversa índole, eventos con diferentes requerimientos, como son los de tipo social (bodas, recepciones), comunitarios culturales (charlas y conferencias); pero también cine fórum, lecturas literarias, juegos florales, etc. La s luces propuestas, junto a la ligereza y plástica de la pieza arquitectónica, requieren de una solución estructural en base al acero como material dominante. Con éste se han logrado soluciones novedosas que, combinadas en un adecuado balance, permiten una edificación que, a pesar de su gran volumen presenta ligereza visual en su propuesta.

Este Centro Cultural se ha de constituir en un centro de vida de la ciudad y la región; un verdadero referente del desarrollo cultural que ha de propiciar en su entorno y un motor del crecimiento humano.

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados