Pasarela Claude Bernard

Pasarela Claude Bernard

Una muestra de eficiencia en el diseño y la instalación
Obra
Pasarela Claude Bernard
Arquitectura
DVVD architecture, design and engineering agency - Vincent Domínguez, Daniel Vaniche
Constructora
Segex / Razel-bec (trabajos estructurales), Viry (estructura metálica), Agrigex (paisajismo)
Ubicación
Paris, Francia
Período
Diseño 2013-2014, Proyecto 2014-2015, Instalación 14 mayo 2015
Colaboradores
Clément Carrière, Nicolas Didier, Paula Castro, Céline Cerisier, Vincent Dominguez, Toma Dryjski, Bertrand Potel, Louis Ratajczak, Daniel Vaniche
Presupuesto
8,5 M €
Sup. construida
392m2
Diseño gráfico
Yam Studio
Fotografía
Nathalie Prébende, Luc Boegly
Web
www.dvvd.fr

Las pasarelas urbanas, como hemos comentado a propósito de otros ejemplos publicados en este sitio, son un desafío interesante, tanto por que deben permitir e invitar a su cruce en forma natural como porque deben proveer seguridad y cobijo necesarios sin ser un elemento demasiado invasivo en el paisaje desde la perspectiva del peatón y del automovilista. Dicho así parece simple: mal que mal se trata de una par de elementos estructurales y unos  pocos objetivos de diseño. Como siempre, lo complejo viene después. En este caso, se ha optado por un trazado curvo, tanto por la incorporación en el circuito y flujos peatonales como por su contribución a la estructuración del tablero. El tratamiento casi orgánico de la estructura, la comprensión casi hidráulica de los flujos, resulta en esta traza que se incorpora a la trama urbana con elegante funcionalidad. La estructuración mediante una viga tridimensional incluida en la altura de los antepechos permite reducir la altura visual del elemento (lo que se remarca con la geometría que no ofrece un solo plano de frente a la carretera)  al tiempo que reduce la altura a la que se puede disponer del tablero de circulación. El tratamiento mediante un revestimiento en base a un listonado vertical de madera de espaciamiento y alturas cambiantes hace que el volumen total de la pasarela se aligere hasta su aparente desmaterialización. Las vigas de celosía de sección triangular están confeccionadas en tramos a partir de perfiles de sección circular soldados e incorporan unas fuertes conexiones apernadas para la conexión del tramo prefabricado y montado, que salva en un solo acto la carretera. Mención aparte se debe hacer al proceso de prefabricación y al montaje en terreno con sólo una interrupción de tres horas del tráfico en la carretera de circunvalación. Esta programación y el apoyo logístico que permite cumplirla pueden darnos envidia a algunos, como también el cuidado de los revestimientos de madera cuya sobrevida posiblemente sea discutible en algunas de nuestras ciudades. Esta pasarela se hace cargo con delicadeza de consideraciones de seguridad, acústicas y de cobijo de quien la cruza, lo que asumimos será retribuido en su cuidado.

F. Pfenniger

Una estructura que une el Boulevard Periférico entre París y Aubervilliers, el paso elevado de Claude Bernard, lleva el sello distintivo de la DVVD, estudio de arquitectura, diseño e ingeniería y ha estado en servicio desde el 2 de octubre de 2015. Empático con su entorno, esta escultural estructura, formada en su totalidad a partir de curvas, es un fuerte punto de referencia en el panorama cambiante de la capital.

Tan simple como una pincelada, tenue en su forma, la pasarela Claude Bernard se extiende elegantemente sobre el Boulevard Periférico entre Aubervilliers y París. Esta estructura de madera en arco, de casi 100 metros de longitud, conecta el Parc du Millénairea la zona de desarrollo urbano Claude Bernard, la encarnación misma de un sitio emblemático. En este distrito que está cambiando rápidamente -un buque insignia de la política de desarrollo en el noreste de la región de Ile-de-France-  se codean edificios de oficinas y edificios residenciales con una sala de cine, un hogar de ancianos, una guardería, una escuela, instalaciones deportivas, una estación intermodal (que incorpora la línea de tránsito rápido RER E, cuatro líneas de autobuses, y las rutas 3 y T8 en el sistema de tranvía), un parque y un centro comercial.

Esta diversidad de desarrollo ha dictado un nuevo enfoque a la consideración de la densidad urbana, la multifuncionalidad y la compacidad, aún más acentuada por un enfoque medioambiental global que es consistente con los objetivos del plan de acción por el clima de la ciudad de París. Un cambio lleva a otro: un cambio en el estado de la carretera de circunvalación de la ciudad, ahora concebido como un bulevar urbano. La escala de este desafío fue, por tanto, para apoyar esta dinámica local a través de la provisión de un paso elevado. Más que una simple estructura de puente, esto tenía que tener un carácter unificador y una función simbólica. Este cometido ha sido realizado perfectamente por los arquitectos en la agencia DVVD, de arquitectura, diseño e ingeniería.

Destreza técnica

Un proyecto técnico como un paso elevado implica limitaciones que no son los típicos. El requisito de perturbar lo menos posible el tráfico de vehículos, dictó un procedimiento de instalación inusual: una vez que los apoyos montados con sus respectivas escaleras estuvieron en su lugar en cada extremo, la sección central -totalmente terminada con sus revestimientos de madera- se montó en una sola nochesobre sus soportes permanentes. Esta operación ardua implicó el despliegue de una grúa móvil de excepcionalmente alta  capacidad, de un tipo casi único en Europa.

Esta grúa se instaló en el Boulevard Périphérique exterior, montada en un tiempo récord con los numerosos contrapesos necesarios para aumentar su capacidad de carga, desapareció apenas  terminada la operación de montaje, permitiendo que el tráfico se reanudara bajo la nueva estructura de cruce. Con la misma idea de la optimización en mente, la definición de la geometría del paso elevado como un arco continuo sin apoyos y el diseño de la estructura de de entramado de acero han sido ejecutados utilizandosofisticadas herramientas digitales. El objetivo era aligerar su estructura, optimizar el presupuesto, economizar materias primas y facilitar la operación de levante. La programación de la operación de montajedurante la noche, el 14 de mayo de 2015, se planeó minuto a minuto por el contratista principal y los contratistas del proyecto. La instalación de la pasarela implicó el cierre simultáneo de las calzadas en el interior y exterior Boulevard Périphérique durante tres horas - una operación que nunca se había llevado a cabo desde su apertura. Este proyecto de ingeniería de precisión fue concebido en colaboración con los servicios de la ciudad de París y la Prefectura.

Una estructura de conexión natural y fácil de uso

El Boulevard se cruza entre la calle Lounès Matoub - al lado del 19º arrondissement de París - y el camino que se extiende entre los edificios del Parc du Millénaire en Aubervilliers, ahora más accesible por este nuevo eje estratégico. El paso elevado de Claude Bernard se lanza desde el sur, que se extiende desde la plaza peatonal que da cabida al cine, invitando al usuario a navegar sobre el Périphérique y hacer un aterrizaje suave hacia el norte en una extensión lógica del ángulo formado por el recientemente entregado edificio de servicios. La ruta propuesta es simple, directa y clara para todos los peatones que, instintivamente van a utilizar el amplio camino escalonado a ambos lados del paso elevado o las rampas ajardinadas que ofrecen un acceso más fácil y directo del tráfico en ambas direcciones para las personas con movilidad reducida, bicicletas o coches de niños.

"Nuestra primera intención era crear un vínculo visual fuerte y continuo entre los dos lados de la carretera de circunvalación. Esto argumenta naturalmente a favor de una estructura arqueada, que es sugerente de caminar, cruzar, y dar un agradable paseo "Daniel Vaniche.

A mitad de camino, lugares más generosamente dimensionados ofrecen áreas de descanso y miradores. Una vez por encima del Boulevard Périphérique, la estructura se concibe como un espacio unificador que tiene capacidad para bicicletas y peatones por igual, en una disposición en la que cada uno puede codearse sin obstaculizarse mutuamente. La curva ascendente de la pasarela se corresponde con una variación en el perfil del tablero de circulación, lo que permite una conexión natural que se forma con las calles en cada extremo, asegurando la continuidad tanto del paisaje como de la ruta empleada. Y de nuevo en los intereses de extensión natural, el puente está construido a una escala a nivel de calle: sus dimensiones garantizan su accesibilidad para los peatones, por lo que es un elemento clave en la red que mejora el flujo de tráfico en esta zona. Esta evidencia contextual refuerza tanto la proximidad espacial como visual de los dos lados del Boulevard Périphérique.

"Esto es principalmente un proyecto urbano, por sobre de cualquier diseño o características arquitectónicas. Una continuación de la calle existente proporciona un enlace en la red territorial, entregando continuidad espacial y visual ". Daniel Vaniche

Tecnología y arte van de la mano.

Con el fin de reducir la altura de la estructura y su impacto en el paisaje, y en aras de un perfil más sutil, la estructura soportante se ha concebido como dos arcos tridimensionales de inercia variable, que están ocultos en la carcasa protectora que sirve como una barrera de seguridad. Esta solución mejora la inercia de las vigas estructurales y reduce el peso. En última instancia, esta estructura optimizada tiene un peso de menos de 270 toneladas, con el consiguiente ahorro de materias primas, lo que reduce el impacto ecológico de la estructura y permite a éste ser levantado por una grúa. Este diseño también permite bajarla altura del tráfico peatonal en más de un metro. La estructura está dispuesta en cada lado y no por debajo de la cubierta, lo que resulta en una rampa de 20 metros y seis peldaños menos en cada lado. Por sobre todo, se mantiene una continuidad en perspectiva de un lado a otro, haciendo la estructura más urbana en carácter y menos imponente. El entramado de acero se oculta detrás del revestimiento de madera protectora, que interactúa con la luz. Su transparencia permite el contacto visual entre los peatones y conductores, mientras se mantiene un grado de distancia. Este es un diseño único e identificable.

"Las rampas están incorporadas en el diseño del bosque lineal, lo que enriquece el distrito con una instalación para un paseo inesperado." Bertrand Potel

"El revestimiento de listones de madera proporciona la tranquilidad inicial de densidad visual, seguido por la sorpresa de su curvatura, y en última instancia sus vistas abiertas sobre el Boulevard Périphérique." Bertrand Potel

Un balcón sobre la ciudad

La disposición asimétrica de los dos arcos estructurales rompe la monotonía de la travesía, que también se destacamediante el patróndelcalado de doble cara de la madera. En el centro del Boulevard Périphérique, las tablones son más altos y más juntos, obstruyendo las vistas desgarradoras del tráfico a 6 metros por debajo. A los peatoneslos recibe siempre un lugar interior cerrado, con una mayor protección contra el ruido, la velocidad o la contaminación. Por el contrario, en interés de vistas transversales del Boulevard Périphériquey sus bordes, el entablado más ampliamente espaciadose vuelve transparente: el paso elevado es incorpóreo. Esta combinación de contraste y expansión multiplica la interacción de la luz, lo que contribuye al dinamismo de la estructura. A través de sus elementos filtrantes sucesivos, el paso elevado se abre hacia el cielo y el paisaje circundante, permitiendo al usuario pasear, y detenerse a voluntad, y disfrutar de un balcón sobre la ciudad. Un panorama sin precedentes, mejora aún más en el crepúsculo por el sistema de alumbrado que se incorporan a la estructura.

Su geometría, diseño y revestimiento hacen que la pasarela Claude Bernard un rasgo esencial y fundamental de este sitio, tanto en términos funcionales como simbólicos. Una estructura capital.

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados