Argentina, segundo lugar Concurso Alacero 2017

Argentina, segundo lugar Concurso Alacero 2017

Jardín infantil, segundo lugar del Concurso Alacero 2017
Obra
Argentina, segundo lugar Concurso Alacero 2017
Alumnos
Guido Barbero, Luciano Di Gregorio, José Martín Calvo y Isidro Daniel Oviedo
Profesores
Juan Carlos Etulain
Institución
Universidad Nacional de La Plata
Año
2017

Emplazado en un terreno que bordea el casco fundacional de la Plata, un área de inundación natural que ha sido rellenada para recibir vivienda social que atiende a las familias de asentamientos informales del sector, el proyecto se plantea como un modelo replicable y escalable a partir del concepto de GEN Social. En el plano urbano, aspira a consolidar un centro cívico. A partir de un sistema que coordina distintos niveles o capas de proyecto se instala un edificio que es, en conjunto, una respuesta que es a la vez específica y tipológica. Un orden fijo de estructura de cubierta soporta un orden abierto de cubierta y se suma a un sistema abierto de columnas y cerramientos que hacen flexible el espacio. El resultado es una especie de grilla a partir de un módulo básico que se prefabrica en taller, se transporta y se une en obra conformando la estructura que es soportada en el sistema abierto de columnas. Se conforma así un gen espacial que es, también, el gen social que le da nombre a la propuesta. Con unos detalles de estructura y construcción muy bien concebidos, el proyecto acierta en la propuesta arquitectónica y se transforma, ciertamente, en una unidad replicable que puede atender distintos emplazamientos y realidades. En ese sentido logra, en mi opinión, resolver una cuestión crítica de la propuesta programática del concurso, cual es atender unos requerimientos de espacios menores con un material que se presta especialmente bien para resolver las grandes luces y otras magnitudes de proyecto. Esta mirada e interpretación son un acierto y un gran aporte para ésta y otras aplicaciones. Felicitaciones.

F. Pfenniger

El proyecto se encuentra en un sector que se desarrolla entre el área urbana consolidada de la ciudad de La Plata y el límite del partido de Ensenada, bordeando el Casco Fundacional de la ciudad y en proximidad de la Autopista Dardo Rocha (La Plata – Buenos Aires). En cuanto a la problemática físico–ambiental destacamos que el sector ha sido un área inundable, ya que es el desborde natural de la cuenca del arroyo el Gato. En el año 2014, se decide alojar sobre un relleno del terreno que eleva la cota de inundación, la construcción de viviendas de carácter social que albergarían a las familias que se encontraban en asentamientos informales localizadas a orillas del arroyo, las cuales habían sido afectadas por la inundación extraordinaria que sufrió la ciudad en abril del 2013.

Esta decisión favoreció a disminuir el déficit habitacional en la ciudad, pero al dilatarse el proyecto por no finalizar las obras, sumado a no estar acompañada de la necesaria dotación de infraestructura básica (asfalto, cloacas, alumbrado público, espacios verdes, entre otros) y equipamientos (salud y educación), genera fenómenos no deseados como la acentuación de la fragmentación física y social.

El área involucrada, en la actualidad cuenta con equipamiento educativo de nivel preescolar y primario, siendo el polimodal de lejana radicación, y con carencia total en servicio público de jardín maternal. Creemos que esta última prestación es un reclamo muy sentido de la población, que favorecería al desarrollo de los niños y niñas del barrio. Bajo esta premisa radica la justificación de la elección del sitio y área a intervenir.

Partiendo desde una propuesta urbana acorde a las necesidades del sector, con la inclusión de espacio público junto al equipamiento que se propone, conformando un centro cívico que otorgue identidad al barrio.

La problemática de vulnerabilidad social, ambiental y física del barrio, que no es exclusiva del mismo, nos lleva a pensar en la búsqueda de una respuesta integral y replicable, lo que coincide y potencia la característica del acero como material industrializado. En este sentido, se adopta una estrategia proyectual que incorpora un sistema abierto y flexible que permite albergar en él una variedad de programas diferentes, de acuerdo a la necesidad propia de cada barrio.

La misma, se genera a partir de la medida de industrialización del acero un sistema abierto, denominado ¨Gen Social¨, en donde una partícula de material que, junto con otras, se halla dispuesta en un orden fijo a lo largo del sistema, y que determina la aparición de los caracteres espaciales del edificio. El orden fijo, está conformado por un sistema de módulos de estructura que nacen a partir de la medida de industrialización del material, desde el cual se desprenden las partículas, materializadas como columnas que apoyan en el suelo, relacionándose, y conformando la propia huella digital del edificio. Esa huella conforma y articula los espacios de este sistema abierto.

 

De esta manera la propuesta de ¨Gen¨ se sintetiza en tres elementos de acero: módulos de estructura que conforman el orden fijo, las columnas que materializan las partículas, y paneles simples de cerramiento.

Esta estructura única, versátil y duradera se completa con una secuencia de lugares cerrados o abiertos, más o menos efímeros, de resolución técnica sencilla que permiten albergar y caracterizar los diferentes programas. Así el sistema flexible, conformado a partir de un Gen, propicia su continua adaptación en el tiempo a las necesidades futuras permitiendo a la estructura y al material perdurar.

Entendemos –como se ha expresado- que la intervención en el barrio no solo tiene que ser a nivel equipamiento, sino también a nivel urbano para responder a las necesidades reales. Por lo que la propuesta urbanística se sintetiza en la consolidación residencial y en la conexión con la ciudad, con foco en el espacio público y los equipamientos, con una mirada integradora en busca de “un lugar en común¨ o centro cívico, que otorgue identidad y que establezca nuevas relaciones para el barrio, entendiendo a la ciudad como espacio de integración e interrelación social, al generar nuevas oportunidades, rompiendo la polarización social y buscando la igualdad.

Ese “lugar en común” es logrado con la estructura de acero conformada por el sistema de ¨Gen Social¨, permitiendo responder no solo al uso específico del programa, sino que se abre al barrio para que este funcione como un verdadero condensador social, ayudando a garantizar la relación e inclusión social de las personas.

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Edificios para la educación, Proyectos de estudiantes
Edificios de equipamiento y servicios, Edificios para la educación