Recuperación del parque industrial Tonsley, Adelaida

Recuperación del parque industrial Tonsley, Adelaida

Se buscaba generar una ‘especialización inteligente’, es decir juntar la industria con la investigación...

Cuando muchas veces se habla de sustentabilidad, se la define como una integración equilibrada de las dimensiones económicas, sociales y ambientales, dentro del proceso desarrollo de comunidades, ciudades y países. Hasta ahora, el foco de los estudios y argumentos sobre la sustentabilidad ha estado puesto principalmente en la dimensión ambiental, probablemente porque ha sido históricamente la más descuidada de las tres. Como vimos en la columna sobre el Kurilpa Bridge en Junio 2015, ya se ha comenzado a definir lo que se entiende por sustentabilidad social. Respecto a la sustentabilidad económica, ésta se entiende por ahora como aquel crecimiento económico que puede ser sostenido en el tiempo pero dentro de los límites de las otras dos dimensiones: el crecimiento debe ser compatible con la capacidad del medio ambiente y debe ser socialmente justo. En la presente columna nos hemos propuesto abordar la sustentabilidad principalmente desde su dimensión económica, y cómo este nuevo enfoque puede desarrollarse desde un proyecto específico.

Cambios en la actividad económica de las ciudades
La estructura económica de muchas regiones en el mundo, quizás de la mayoría de ellas, ha cambiado en las últimas décadas. Un aspecto de este cambio ha sido la desindustrialización de los países desarrollados, es decir una reducción de la participación del sector manufacturero en la economía local, y que ha ido de la mano, en muchos casos, con un aumento de la importancia del sector servicios. Este cambio puede atribuirse a un conjunto de fuerzas globales, tales como el cambio en los patrones de consumo, la implementación de nuevas tecnologías que permiten reducir el costo y tamaño de la producción, y, entre otros factores, el surgimiento de la cadena de valor global, que ha permitido dispersar los centros de producción en función de las ventajas comparativas de los países.

Algunas regiones han podido adaptarse a esta cambio, pero otras no. Esto último ha ocurrido sobre todo donde la desindustrialización ha afectado empresas que constituían la base económica de la región. Un caso emblemático es Detroit, en Estados Unidos, antigua cuna de la industria automotriz pero que hoy, luego del cierre de varias plantas de fabricación, es una ciudad que ha visto reducir su población de 2 millones en 1950 a 1 millón en 2000, y hasta 714 mil en 2010, y con una alta tasa de desempleo y delincuencia. Si bien el declive de Detroit se debe a fuerzas externas, la planificación urbana y regional no tuvo la capacidad interna para amortiguar este efecto y reinventar la base económica de la ciudad.

Por el contrario, el proyecto que revisaremos a continuación ejemplifica como la innovación y colaboración, de la mano con la planificación urbana y la arquitectura, tienen no sólo el potencial contrarrestar el proceso de desindustrialización de una ciudad, sino también aprovechar dicha crisis para establecer una visión y un plan a largo plazo para la transformación sustentable de ésta. Veamos pues el caso de la recuperación del parque industrial en Tonsley Park, Adelaida.

Tonsley Park. La transformación de la industria en Adelaida
Al igual que Detroit aunque en menor escala, la industria automotriz fue un actor protagónico en la ciudad Australiana de Adelaida, de 1,3 millones de habitantes y capital del Estado de South Australia. En los años 70, en el peak de la producción automotriz de la ciudad, la Chryslertenía 7.500 empleados en su planta de ensamblaje en Tonsley Park, la que luego fue adquirida por la Mitsubishi. Con el tiempo la demanda decayó y los costos de exportación subieron, por lo que la planta fue cerrada el año 2008. Esto puso a la ciudad y la industria local en jaque, con la pérdida de 1.000 empleos directos  y otros 7.000 empleos indirectos por servicios y proveedores asociados.

Sin embargo, el 2012 el gobierno estatal, luego de comprar los terrenos de Tonsley Park, lanzaría su visión y plan maestro para la antigua planta industrial: un centro para empresas manufactureras innovadoras y de alto valor que generaría 6.300 empleos, complementado con un gran centro comunitario, áreas comerciales y áreas residenciales para 1.500 personas, implicando una inversión del sector privado de 1.000 millones de dólares australianos. Alrededor del 60% del terreno sería dedicado al comercio e industria ligera, 10% a educación, y 30% a residencial, más la provisión de la infraestructura, áreas verdes y recuperación de humedales. Cabe señalar que este plan para Tonsley se insertó dentro del plan metropolitano para Adelaida que, teniendo una visión al 2036, contempla un importante aumento poblacional de 560.000 personas, creación de 258.000 empleos y crecimiento económico de 128 mil millones de dólares.

El plan para la recuperación de Tonsley Park comenzó su implementación rápidamente, y los resultados demostrados hasta ahora son esperanzadores no tan sólo para la decaída industria manufacturera  local, sino para toda la comunidad. Adelaida es una ciudad que busca reinventarse, no sólo dentro de Australia sino también a nivel global, como un lugar para atraer capital humano, innovación y ciencia, tal como revisamos en la columna del proyecto Instituto de Investigación en salud y medicina de South Australia, en septiembre 2015.


Imagen 1: Vista de uno de los accesos a Tonsley Park a través de su Main Assebly Building. Destaca la recuperación de la estructura existente de acero y la distribución de las instalaciones que alimentaran los distintos ‘módulos’. Créditos: Sam Noonan

La estrategia comercial: Generar las condiciones y las redes
Para poner en marcha el plan maestro se debía tener una estrategia comercial innovadora y atrayente, la que además debía ser consistente con la estrategia física de la infraestructura y la arquitectura. No se quería un típico parque industrial alejado y asociado a la manufactura dura; lo que se buscaba era generar una ‘especialización inteligente’, es decir juntar la industria con la investigación para lograr un crecimiento económico basado en las reconocidas fortalezas de esta región de Australia (Minería y energía, tecnologías limpias, construcción sustentable y tecnología médica), pero también atrayendo nuevas industrias en base a la visión de Tonsley.

Para ello se debía proveer tanto la infraestructura ‘dura’ como una serie de servicios asociados (la infraestructura ‘blanda’) que atrajeran a las empresas con el perfil que se buscaba. Para crear estos ‘bienes comunes’ que generaran las condiciones requeridas por las empresas, fue clave el rol que jugó y sigue jugando el gobierno estatal. Este no se situó en una posición subsidiaria ni observante, sino que decidió poner capital para la provisión de una infraestructura y servicios comunes y de calidad que abarcaran todo Tonsley: redes eficientes de distribución física (caminos), informática (fibra óptica) y energética (Smart grid). También se espera duplicar la capacidad de la línea ferroviaria que conecta Tonsley con el centro de la ciudad. Además, el gobierno ha trabajado en el marketing, actividades de comercialización y de colaboración entre empresas.


Imágenes 2 y 3: Vista de las áreas semi-abiertas del Main Assembly Building del Tonslet Park. Destaca la iluminación y ventilación natural ya sea a través de patios interiores o por lucernarios. La estructura de acero genera un gran ‘paraguas’  que da consistencia formal y funcional a los recintos. Créditos: Sam Noonan

La estrategia física: La estructura “paraguas” y el espacio catalizador
Como se señaló anteriormente, la estrategia física era proveer de la infraestructura común, pero el equipo de proyecto fue más allá y creó algo sencillo e innovador. Cuando el plan maestro para la reutilización de las 61 hectáreas de Tonsley Park recién comenzaba a elaborarse, se asumía que la estructura existente sería demolida. Sin embargo la oficina a cargo del plan maestro propuso mantenerla, resultando en un proyecto de recuperación urbana sin precedentes en Australia, y creando con ello una clara identidad para el proyecto en base a una conexión de la historia social y económica de Adelaida con su nueva visión de futuro.

El proyecto fue concebido como un gran centro de actividad que combina el trabajo de empresas de tecnología limpia, fabricación avanzada, educación e investigación, construido en base al esqueleto que dejó la planta de ensamblaje de la Mitsubishi, generando una atmósfera de espacio abierto que busca estimular la colaboración entre las distintas empresas e instituciones que se han instalado y se instalarán en el lugar. El elemento central y catalizador de este gran recinto es el MAB, o Main Assembly Building, que fue implementado rápidamente para demostrar el potencial del lugar y el tipo de espacio que el plan maestro quería lograr. El MAB utilizó la estructura de acero existente como una suerte de ‘paraguas’ que permite una clara distribución y una flexibilidad de los espacios de trabajo, estudio y fabricación. Estos últimos fueron concebidos como grandes módulos que son adaptables y funcionales. El plan maestro consideró también la construcción de varios de estos módulos que servirían de demostración a los futuros usuarios del recinto de lo que se podía lograr dentro y fuera del MAB, a la vez que dieron vida inicial al lugst. Estos grandes módulos de diverso uso, también diseñados por la oficina a cargo del proyecto, fueron complementados e interconectados por grandes espacios públicos semi-abiertos.


Imágenes 4 a 7: Vista de distintos espacios comunes dentro del recinto. Créditos: Sam Noonan

La sustentabilidad ambiental fue primordial en el diseño y construcción del MAB, lo que no podía ser de otra manera en la ciudad que es considera como la capital de la energía renovable en Australia. Sobre su cubierta sostenida por las grandes cerchas de acero, descansa un conjunto de paneles fotovoltaicos con una potencia de 3 megawatt, que producen la energía que es distribuida hacia los distintos ocupantes de los módulos en base a un sistema Smart Grid (red eléctrica que incorpora una serie de elementos para una completa gestión de la generación, distribución y demanda de energía). Cuatro ‘bosques urbanos’ dentro del MAB proveen áreas verdes sombreadas y reducen las cargas térmicas. Cabe destacar que al retener la estructura de acero existente y prescindir de la construcción de un nueva estructura, el proyecto evitó la generación de aproximadamente 90 mil toneladas de carbono, que equivalen a sacar de circulación a 25.000 vehículos por un año. Se espera también que los edificios o módulos que vayan construyéndose en el lugar vayan incorporando las innovaciones en materia de construcción sustentable desarrolladas dentro del propio Tonsley Park, sobre todo en materia de energías renovables, eficiencia energética e hídrica, y automatización. Por todo lo anterior éste proyecto es reconocido como líder en materia de construcción sustentable en Australia, lo que le permitió acceder al nivel más alto entregado por la certificación Green Star, para un proyecto a escala urbana.

Resultados
Las estrategias comerciales y espaciales ya mencionadas facilitaron que varias empresas e instituciones se hayan instalado en Tonsley Park, tal como se detalló en la columna de enero 2016 sobre el Sustainable Industries Education Centre (SIEC), administrado por el sistema público de educación superior técnica en Australia, el TAFE. Además del SIEC se han instalado en Tonsley la universidad Flinders y el acelerador de empresas Innovyz. Esta última ha apoyado la creación de más de 45 empresas y está desarrollando en Tonsley programas para el apoyo de negocios en el área de la salud y bienestar, desarrollo de software, recursos naturales, energía y manufacturas. Otras seis empresas de alta tecnología planean instalarse en el lugar, mientras que ya ha comenzado el proyecto de las áreas residenciales y comerciales.

Mientras SIEC y Flindersson una importante referencia en materia educacional e investigación, en materia de desarrollo informático fue clave el involucramiento temprano de la empresa de tecnología en información TIER 5, la cual invirtió AUD$113 millones en un data center de última generación, así como de la multinacional de ingeniería y tecnología SIEMENS, la que actúa como socio estratégico de Tonsley. En materia de desarrollo energético, destaca la incorporación de empresas como Zen Energy Systems y Seeley Intenational, líder global en materia de equipos de climatización eficiente y que establecerá un centro de innovación y desarrollo en colaboración con SIEC y Flinders.
Los resultados demostrados por la recuperación, construcción y los primeros años de operación de esta interesante iniciativa de renovación industrial en Adelaida, le han dado la razón a aquellos que creen que las ciudades deben establecer una visión de desarrollo, una estrategia de implementación y una planificada inversión, sobre todo en tiempos de mayor incertidumbre sobre el futuro económico de los países y sus regiones.

Información adicional
•    Destino: Mixto
•    Arquitectos: Woods Bagot &Tridente Architects
•    Cliente: Renewal South Australia
•    Año de construcción: Abril 2015
•    Costo: AUD$253 millones de inversión pública
•    Ubicación: Tonsley Park, Adelaida, Australia
•    Área: 47.000m2 (edificio MAB), 61 hectáreas (Master Plan)
•    Fotografías: Sam Noonan

Premios relevantes
•    World Architecture News Adaptive Reuse 2015
•    Green Star - Communities certification award, 6 Stars


Imagen 8: Plano general del Plan Maestro de Tonsley Park. Destaca el MAB en su centro, demarcado en línea segmentadaazul, y en torno a é las principales empresas e instituciones instaladas en el recinto. Créditos: Renewal South Australia

José Tomás Videla Labayru
Arquitecto LEED-AP, MSc, MBA

Newsletter

Suscríbase a nuestro newsletter para recibir todas nuestras novedades

Proyectos relacionados

Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Sustentable
Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable
Obras civiles, Proyectos de estudiantes, Recuperación, restauración y reciclaje, Sustentable